mas-que-un-jardin-botanico

Más que un jardín botánico

Por: Biol. Óscar Aranda Mena

Más que un jardín botánico, es el sitio ideal para reconectar con la naturaleza.

Cuando llegué a vivir a la Bahía de Banderas como estudiante de biología, por allá en 1998, mi curiosidad me llevó a descubrir una gran variedad de ambientes naturales y su asombrosa riqueza. De sur a norte elegí mis sitios “favoritos” para explorar y disfrutar de la fauna y flora local. Tras el “boom” y rápido crecimiento que sufrió la bahía como destino turístico, pude ver cómo, poco a poco, estos sitios iban deteriorándose y algunas de las plantas “raras o escasas” que conocía fueron desapareciendo, ya sea víctimas de depredadores humanos o del uso de los sitios para diversos propósitos. Esto es tan sólo un ejemplo de lo que día a día ha estado ocurriendo alrededor del mundo desde hace décadas, tal vez cientos de años.

Dado que las plantas nos proveen de alimentos, medicinas y nos permiten crear innumerables productos, han sido altamente valoradas, pero también codiciadas y sobre utilizadas para nuestro beneficio; por esta razón, el futuro de muchas especies ha sido puesto en peligro de desaparecer, por lo que los jardines botánicos están jugando un valiosísimo papel para protegerlas, estudiarlas, propagarlas y reintroducirlas en su hábitat original, ayudando además a mejorar la calidad de vida de todos nosotros, concienciándonos sobre su importancia, su valor científico y económico.

Los jardines botánicos en México tienen una historia peculiar, pues aunque no se les ha dado el valor que merecen, tuvieron su origen antes de la llegada de Cristóbal Colón, bajo el mando de Nezahualcóyotl en Texcoco y de Moctezuma en Oaxtepec. Actualmente hay más de 100 jardines botánicos en el país, aunque pocos como el que tenemos en Puerto Vallarta, que por sus características y belleza ha sido considerado entre los 10 mejores Jardines Botánicos de Norteamérica.

Pero, ¿qué lo hace tan especial? Definitivamente su ubicación. Además de tener una gran extensión de vegetación nativa sub-tropical, cada rincón está lleno de vida. El esmero y cariño de sus fundadores y cuidadores se traduce en un verdor exuberante y un florecer multicolor que atrae no sólo a los amantes de la naturaleza, sino a una infinidad de especies de mariposas, aves, reptiles y mamíferos.

Cuenta con varios senderos perfectamente señalizados, pensados para ver de cerca y disfrutar de algunas de las magníficas especies de árboles nativos como el gigantesco “matapalo” (Ficus cotinifolia) o el hermoso “papelillo” (Bursera morelensis) con su atractivo tronco de color rojo. Otros senderos le pueden guiar para conocer las primitivas plantas conocidas como cícadas o le llevan directamente al río Los Horcones, donde, además de refrescarse, podrá apreciar interesantes especies de plantas acuáticas y líquenes crustáceos (llamados así porque están firmemente adheridos a las rocas).

Digna de mencionar es su extensa colección de robles o encinos mexicanos y de plantas epífitas como las bromelias (que inspiraron el diseño de su logotipo); aunque, sin duda, las orquídeas se llevan el máximo galardón, pues son el motivo de la creación de su internacionalmente reconocido Conservatorio de Orquídeas Mexicanas, un verdadero laboratorio viviente.

Una de las grandes misiones de los jardines botánicos es la divulgación y la educación ambiental. Quienes entran en este sitio sienten una particular empatía por la naturaleza, porque, además de la información que reciben, están en contacto cercano con la vida, apreciando como en ningún otro lugar a un sinfín de mariposas, colibríes y chachalacas; mismas que podrán identificar más tarde mientras esperan que les sirvan un refrescante aperitivo, revisando y leyendo los libros y guías que tienen en su biblioteca.

Como podrá ver, soy un declarado fan, convencido de su gran valor educativo. Más que un jardín botánico, es el sitio ideal para reconectar con la naturaleza, combinando educación ambiental y ciencia con placer y comodidad, transmitiendo, además, una orgullosa y positiva pasión por México y por su rica cultura. ¡Que viva nuestro Jardín Botánico!

Puerto Vallarta cuenta con un jardín botánico que ha sido reconocido como uno de los 10 Mejores Jardines Botánicos de Norteamérica.

Un jardín botánico es el sitio ideal para reconectar con la naturaleza, combinando educación ambiental y ciencia con placer y comodidad.

Deja un Comentario